factores-pie-diabetico-diabetes-tipo-2.jpg

Índice de contenido:

 

Pie diabético: Conoce sus síntomas y factores de riesgo

 

Dentro de las complicaciones asociadas a la diabetes, una de las más conocidas es el pie diabético, tanto por su gravedad como por la disminución en la calidad de vida de aquellos que la padecen, considerado como la primera causa de amputación no traumática de las extremidades inferiores en países desarrollados.

Su origen se encuentra en el mal control glucémico de la persona diabética. Mantener elevados niveles de glucosa en sangre daña de forma silenciosa los vasos sanguíneos y a su vez, a los distintos nervios perdiendo incluso la sensibilidad en los pies.

La unión de estos dos problemas origina una mayor dificultad para poder percibir cualquier rozadura o pequeña herida en los pies, que, unido a la mala circulación sanguínea, pone en marcha la aparición de úlceras.

 

 

 

Cómo se pierde la sensibilidad en el pie 

 

La pérdida de sensibilidad en el pie diabético se debe a modificaciones o neuropatías que ocurren en el sistema nervioso (SN) somático y autónomo.

 

 

 

Sistema nervioso somático

 

Este sistema permite acciones voluntarias y se encuentra dividido en dos partes: sensitiva y motora.

 

Parte sensitiva

 

Permite percibir el dolor, cambios de temperatura, etc. Si aparece la neuropatía sensitiva produce:

  • Disminución de la sensibilidad en el pie respecto a posibles traumatismos y cambios de posición involuntarios
  • Anula la percepción en la aparición de heridas, ampollas o rozaduras
  • Perdida de sensibilidad en dedos y talón

 

 

Parte motora

 

Es la responsable de ejecutar las órdenes que manda el sistema nervioso central acerca del movimiento de nuestros pies. Además, tiene la misión de mantener su estructura ósea.

Si aparece la neuropatía motora produce:

  • Deformaciones en la estructura del pie, provocando que la persona se apoye más en esa zona al caminar
  • Incrementa el rozamiento con el calzado y la aparición de callos. No se percibe el dolor debido a la pérdida de sensibilidad, produciendo posibles úlceras

 

 

 

 

Sistema nervioso autónomo

 

Hace referencia a las acciones involuntarias del sistema, ya que su función es regular la sudoración y microcirculación. La alteración en este sistema se conoce como neuropatía autónoma que produce:

  • Disminución de la sudoración. La piel se vuelva más seca y se genera la situación “ideal” para que surjan heridas, ya que elimina la sudoración original del cuerpo
  • A nivel del hueso del pie, altera su estructura ósea, disminuyendo su consistencia

 

Síntomas del pie diabético

 

Ante el riesgo real de sufrir problemas en los pies que tiene un diabético, es importante conocer los primeros síntomas para acudir rápidamente al médico:

  • Dolor o quemazón
  • La sudoración en los pies va desapareciendo, provocando que la piel se vuelva más seca y se generen heridas
  • Pérdida de sensibilidad en los pies
  • Pies hinchados
  • Sensación de hormigueo
  • Etc

Si ante estos primeros síntomas no se toman medidas, el pie diabético sigue su peligrosa evolución derivando en la amputación. Por lo que, es muy importante estar pendiente de los síntomas si cabe la posibilidad de tener pie diabético.

  • Cambio en el color de los pies debido a la falta de riego sanguíneo. El necrosamiento del pie le otorga un color morado, aumentando el riesgo de sufrir una amputación del pie
  • Los pies sufren deformaciones que el paciente ve pero que no le duelen y las heridas desprenden mal olor

 

 Con «Esperanza en Diabetes» mejorarás tu control glucémico Conoce cómo 

 

Causas del pie diabético

 

Neuropatía

 

En un pie diabético siempre se ven afectados los nervios (neuropatía). Si estos se dañan, se pierde la sensibilidad en los mismos, lo que favorece que no se perciban cualquier posibles rozaduras, heridas o ampollas.

 

 

Isquemia

 

Además de la neuropatía, puede haber conjuntamente una falta de riego sanguíneo, conocido como isquemia.

Se van estrechando de manera progresiva los vasos sanguíneos que irrigan los pies. Esto hace que el aporte de los nutrientes y del oxígeno a los tejidos sea insuficiente.

Por tanto, se produce una pérdida de la protección cutánea que dificulta la curación de las heridas, elevándose el riesgo de sufrir infecciones.

 

Factores que aumentan la posibilidad de tener pie diabético

 

Por una parte, encontramos aquellos factores que predisponen a tener este problema como es la neuropatía y la enfermedad vascular periférica.

 

 

A su vez, encontramos otro tipo de factores que desencadenan el pie diabético como:

  • Posibles traumatismos e infecciones. Al hablar de traumatismo, no pensemos solo en contusiones, sino en simples roces ocasionados por las costuras de un calcetín.
  • Las zonas más habituales de aparición de úlceras o heridas son el talón, los dedoso alguna de las deformidades que origina la neuropatía motora.

Factores de riesgo en el pie diabético 

 

  • Mal control glucémico, con valores de HbA1c > 9%
  • Diabetes de más de 10 años de evolución y/o mayores de 40 años
  • Fumadores
  • Presencia de otras complicaciones de la diabetes que favorecen el desarrollo de las infecciones
  • Mala higiene corporal
  • Dificultad para revisarse los pies, ya sea, por mala visión o por estar en situación de obesidad o sobrepeso produciendo dificultades para agacharse
  • Bajo nivel socioeconómico

 

“La ausencia de síntomas no indica que los pies estén sanos”

 

Si quieres evitar que aparezca el pie diabético es fundamental que controles tus niveles de glucosa en sangre.

La mejor prevención es mantener una buena adherencia al tratamiento que te haya prescrito tu médico (fármacos, alimentación saludable y práctica regular de ejercicio físico). Si, aun así, tus valores de glucemia se mantienen elevados, debes visitarle para que evalúe una posible modificación en tu tratamiento.

En el pie diabético la detección precoz es fundamental, por eso, en el próximo artículo detallaremos consejos para el autocuidado diario de los pies. También, hablaremos de la figura del podólogo, especialista en el cuidado de los pies; y en la pronta detección de úlceras y heridas que pueden aparecer, algunas de las cuales pueden estar ocultas bajo callosidades.

A simple vista, puedes no verlas ni sentirlas, pero es recomendable su revisión debido a que es posible que su crecimiento esté en el interior del pie, atacando la estructura ósea con el consiguiente riesgo de sufrir una amputación.

 

¿Te parece interesante este artículo?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

 

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 respuestas

  1. Muchas gracias Antonio por tu comentario. La prevención es fundamental en diabetes tipo 2. Para ello, el tratamiento farmacológico y unos hábitos saludables te permitirán mantener controlada tu diabetes

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación terapéutica para vivir con diabetes tipo 2