estreimiento-diabetes-tipo-2.jpg

Índice de contenido:

 

Estreñimiento y diabetes tipo 2: conoce sus causas y cómo combatirlo

 

El estreñimiento se define como un cambio en los hábitos y rutinas intestinales, provocando una disminución en la frecuencia de las deposiciones, una sensación de evacuación incompleta o la dificultad de paso por la dureza de las heces.

Se trata de una dolencia muy común entre la población y con tendencia al alza, provocada por determinados hábitos como el sedentarismo, la obesidad o una alimentación con líquidos y fibra insuficiente.

Además, el uso de determinados fármacos puede ralentizar el tránsito intestinal, reprimiendo de manera habitual el deseo de defecar.

 

 

Si se incluyen en la misma ecuación, el aumento de la esperanza de vida con los factores nombrados anteriormente, muy presentes en nuestra sociedad, es fácil imaginar el resultado final si no se implementan las medidas adecuadas que eviten esta dolencia.

 ¿Sabes cómo mejorar tu diabetes tipo 2?
Conoce «Esperanza en Diabetes» 

 

Estreñimiento, presente en pacientes con diabetes tipo 2

 

Muchos pacientes de diabetes tipo 1 y tipo 2 conviven con un mal control glucémico durante años, provocando en muchas ocasiones fuertes daños en las terminaciones nerviosas del interior del intestino dificultando el momento de la evacuación.

Esta dolencia requiere de tratamiento inmediato, ya que puede derivar en una neuropatía o graves daños en las terminaciones nerviosas que impidan la llegada de señales al músculo del colon alterando el correcto movimiento intestinal o peristaltismo.

Además de la neuropatía, pueden aparecer otras complicaciones como son la aparición de hemorroides o fisuras anales.

Llevar a cabo un estilo de vida basado en una alimentación saludable y la práctica rutinaria de ejercicio físico ayuda a mejorar el control glucémico de pacientes con diabetes y, además, evita el estreñimiento. En definitiva, aporta beneficios para tu salud.

 

Tipos y causas de estreñimiento

 

Los ritmos intestinales de cada persona son distintos y variables. En el caso de los adultos, se considera “normal” defecar con una frecuencia entre 3 deposiciones diarias, hasta 1 deposición cada tres días.

 

 

 

Estreñimiento según su duración

 

En ocasiones, el estreñimiento surge por causas puntuales y desaparece de forma espontánea en menos de tres meses.

A este tipo de estreñimiento de corta duración se le conoce como agudo o transitorio y suele estar motivado por variaciones en la dieta, viajes con cambios en la alimentación, estar mucho tiempo en la cama, periodos con mayor sedentarismo, embarazo o diferentes tratamientos farmacológicos.

Por otro lado, muchos pacientes de estreñimiento conviven con esta dolencia más de tres meses, dando lugar a un estreñimiento crónico.

 

Causas del estreñimiento

 

Cumplir años viene acompañado de una serie de cambios fisiológicos que afectan a la salud intestinal.

Diferentes estudios revelan que ancianos con buena actividad física no sufren de alteraciones en su tránsito intestinal, a diferencia de ancianos que están encamados.

Por lo tanto, el estreñimiento es causado por una serie de factores independientes a la edad del paciente.

A continuación, vamos a enumerar diferentes prácticas que aumentan la probabilidad de sufrir estreñimiento:

  1. No beber la cantidad suficiente de agua diariamente.

 

 

 

  1. Falta de ejercicio físico, sedentarismo o estrés
  2. Enfermedades que afecten al correcto funcionamiento del sistema digestivo, como por ejemplo problemas gastrointestinales, como puede ser la presencia de hemorroides, fisuras anales o síndrome del intestino irritable.

También están asociados enfermedades neurológicas como el Parkinson, la demencia o neuropatía diabética y los problemas metabólicos o endocrinas como el hipotiroidismo, diabetes mellitus o la insuficiencia renal crónica, entre otras.

 

 

  1. Las modificaciones en la rutina diaria ocasionadas por viajes o cambios en el horario habitual también son una causa de estreñimiento para muchas personas.

 

 

  1. Diferentes fármacos como analgésicos tipo opioides o antiinflamatorios no esteroideos, antiácidos que contienen calcio o aluminio, suplementos como el hierro, betabloqueantes, diuréticos y antihistamínicos motivan la aparición de estreñimiento.
  2. Factores dietéticos como ingesta escasa de líquidos, cambios en los hábitos alimentarios, ingesta baja en fibra, etc. fomentan el padecimiento de estreñimiento.
  3. Un abusivo consumo de laxantes
  4. Por último, los cambios hormonales provocados por el embarazo también retrasan el tránsito intestinal.

 

 

 

Recomendaciones para evitar el estreñimiento

 

Un estilo de vida saludable es primordial tanto en la prevención como en el tratamiento del estreñimiento. La primera recomendación es advertir que los resultados no son inmediatos, pero ayudan a evitar posibles frustraciones.

 

Medidas higiénico-dietéticas

 

El estilo de vida es fundamental para evitar la aparición de diabetes. Incrementar el consumo de fibra, tanto soluble como insoluble, en nuestra dieta ayudará además de a controlar el peso, a mantener un buen ritmo intestinal dejando atrás el estreñimiento.

La fibra en su salida del intestino arrastra una serie de sustancias que disminuye el tiempo que éstas permanecen en contacto con la mucosa, disminuyendo también el riesgo de padecer cáncer de colon.

 

 

A estos beneficios generales de la fibra, en diabetes, hay que sumarle la ayuda que otorga en el control glucémico y en mantener unos niveles de colesterol adecuados.

La fibra insoluble está presente en alimentos como cereales integrales, salvado de trigo, etc.  Tiene la capacidad de captar agua y con ello, aumentar el volumen del contenido intestinal, produciendo una estimulación mecánica del tránsito intestinal, favoreciendo la evacuación. Es recomendable ingerirla acompañada de agua.

Por otro lado, la fibra soluble la contienen diferentes tipos de frutas, verduras, legumbres, avena, cebada... Esta fibra atrapa agua y forma una solución viscosa que recubre la pared intestinal produciendo saciedad, eficaz en la pérdida de peso.

 Además, ralentiza el proceso de la digestión lo que trae consigo que los nutrientes procedentes de hidratos de carbono y colesterol se absorban más lentamente. Esto supone un beneficio en el control glucémico para un diabético. También, contribuye en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

 

 

Si el aporte de fibra resulta insuficiente con la alimentación, puede optarse por introducir suplementos de fibra p. Es recomendable ser moderado en su consumo, recordando que su efecto no es inmediato y que aumentar sin control su ingesta, puede ocasionar molestias y flatulencias. Lo recomendable es comenzar con una dosis baja y aumentarla de manera gradual siempre acompañada de agua.

Por otro lado, es importante mantener una adecuada hidratación. Beber suficiente líquido en forma de agua, caldos de verduras o infusiones, favorece que las heces tengan una consistencia adecuada. La fibra ingerida con la acción del agua se hincha y facilita la evacuación, aunque, en personas con insuficiencia cardiaca o renal, deben consultar con un especialista.

Como hemos mencionado anteriormente, realizar ejercicio físico con regularidad facilita el movimiento intestinal permitiendo conseguir una regularidad en la evacuación. Se recomienda caminar al menos 30 minutos todos los días.

Por último, recomendamos evitar el consumo crónico de laxantes estimulantes o irritantes, ya que pueden dañar el sistema nervioso intestinal, aumentando el estreñimiento.

No debemos olvidar que un consumo diario de bebidas alcohólicas incrementa el riesgo de sufrir hipoglucemias, favoreciendo la deshidratación del organismo y perjudicando el tránsito intestinal.

 

 

 

Hábitos que mejoren la regularidad intestinal

Esta serie de medidas están orientadas a educar el intestino, adquiriendo beneficiosos hábitos adecuados a la defecación.

  • Intentar ir al baño a la misma hora, y si es posible, tras el desayuno o comida, ya que es mayor el reflejo gastrocólico, reflejo responsable del aumento en la necesidad de ir al baño que se produce a veces después de comer o beber con el estómago vacío.
  • Mantener una postura adecuada, colocando las rodillas flexionadas a una altura mayor que las caderas. Para ello, ayudarse con un taburete donde se apoyen los pies.
  • En el caso de personas encamadas, recostarse sobre el lado izquierdo favoreciendo el tránsito a lo largo del colón, con las rodillas flexionadas y elevar las piernas hacia el abdomen.
  • No saltarse ninguna comida, en especial el desayuno, ya que puede ocasionar que el intestino se enlentezca o se vuelva irregular.
  • Acudir al baño cuando sea necesario, y dedicar el tiempo suficiente.
  • No reprimir las ganas de manera habitual, ya que inhibe y facilita la pérdida del reflejo defecatorio.

 

 

 

Tratamiento farmacológico

 

De forma general, un especialista tras explicar los beneficios que traen consigo introducir unos hábitos higiénico-dietéticos adecuados, prescribirá algún suplemento de fibra.

En el siguiente escalón se encuentran los agentes formadores de masa y, cuando éstos se muestren ineficaces o no sean tolerados por la persona, se buscará la acción de los agentes osmóticos.

La siguiente opción son los laxantes estimulantes, sobre todo en pacientes con estreñimiento severo y factores de riesgo no modificables, como es el caso de las personas enfermas de cáncer y tratadas con opiáceos. También, pacientes con tránsito lento o con alteraciones neurológicas pueden necesitar este tipo de laxantes.

 

 

En un tercer escalón terapéutico se encuentran la linaclotida y prucaloprida, producen mejora tanto en la frecuencia como en la consistencia de las heces en caso de estreñimiento funcional grave ocasionado por otros tratamientos.

Todos estos tratamientos los abordaremos en el próximo artículo de manera más extensa.

 

¿Te parece interesante el contenido?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

 

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *