mar-diabetes-tipo-2.jpg

Índice de contenido:

 

Disfunción eréctil y diabetes, conoce sus tratamientos

 

Según la OMS, la salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Si queremos hablar de un estado de salud completo se debe incluir la salud sexual.

Aunque la sexualidad no es una necesidad vital básica, enriquece potencialmente la calidad de vida de las personas. Por este motivo, ante los primeros síntomas de complicaciones en la sexualidad, debes acudir al médico dejando la vergüenza en casa. Es un problema de salud y como tal, debe tratarse de manera especializada.

En este artículo, conocerás qué tratamientos ante la disfunción eréctil son los que proporcionan resultados que te permitirán recuperar una vida sexual plena, tal y como la conocías antes.

 

 

¿Ser diabético y tener problemas de disfunción eréctil es normal?

 

NO. La mayoría de los hombres piensan que llegando a una determina edad, es normal que la disfunción eréctil pueda visitarles durante sus relaciones sexuales. Esta idea generalizada es errónea. 

Ser diabético y tener disfunción eréctil es frecuente pero no normal. Por este motivo, hay que acudir al médico para buscar un tratamiento adecuado, ya que el problema no desaparece solo.

Por otro lado, cuanto más tiempo permanezca latente, más dificultades habrá de encontrar una solución adecuada.

 

 Con «Esperanza en Diabetes» mejorarás tu control glucémico Conoce cómo 

 

¿La disfunción eréctil es recuperable?

 

NO. Siento comunicarte que cuando la disfunción eréctil viene ocasionada por la diabetes, no es recuperable al 100 %. Hay excepciones, pero son poco comunes.

Se puede corregir con un tratamiento adecuado, pero no se conseguirá que desaparezca plenamente. El tratamiento médico y la toma de fármacos van a ser compañeros de viaje del hombre diabético. Con el tiempo, al ir envejeciendo y sumar años en diabetes posiblemente habrá qua aumentar la dosis o directamente cambiar de medicación.

Por este motivo, es importante actuar en prevención modificando aquellos hábitos de vida no saludables como el sedentarismo, la obesidad, el tabaco y una alimentación no equilibrada. Una vez que la disfunción eréctil está presente, se hace crónica y no hay retorno del estado inicial.

Sin embargo, si la causa de la disfunción recae a nivel psicológico u ocasionada por ejemplo a raíz de una operación de próstata, si es posible su recuperación.

 

 

¿La disfunción eréctil en diabetes es hereditaria?

 

NO. Aquí las noticias son más esperanzadoras. En el caso de la diabetes, sí que se ha visto que hay condicionantes genéticos que pueden influir, pero si hablamos de la posibilidad de transmisión hereditaria de la disfunción eréctil causada por la diabetes no se ha encontrado ningún condicionante que asegure una predisposición genética.

 

¿Cómo afecta la diabetes a la sexualidad masculina?

 

A medida que el hombre envejece, independientemente de la diabetes, la probabilidad de sufrir disfunción eréctil aumenta. Si a esta realidad, le sumamos los problemas que ocasiona un mal control glucémico, es fácil entender por qué la edad de aparición de los primeros síntomas en un diabético se adelanta entre 10 y 15 años.

Estos son algunos de los síntomas que aparecen cuando la diabetes afecta a la sexualidad masculina:

  • Lesiona de manera progresiva los vasos sanguíneos con lo que el flujo de sangre va disminuyendo
  • Hay una disminución de los niveles de testosterona que se relacionan con:
  • Asociación entre resistencia a la insulina e hipogonadismo
  • Aumento de los factores de riesgo cardiovascular (tensión arterial, colesterol, azúcar y peso). Por ejemplo, en hombres con sobrepeso, el tejido adiposo disminuye los niveles de testosterona. Por lo que, la pérdida de peso se asocia a una mejoría de la disfunción sexual.
  • Un mal control glucémico origina la neuropatía sensitiva que afecta a los nervios que promueven la erección ocasionando una respuesta sexual negativa

 

 

Tratamientos de la disfunción eréctil ocasionada por la diabetes

 

1. Tratamiento preventivo

 

Actuando sobre los factores de riesgo modificables: mal control glucémico, tabaco, tensión arterial elevada, dislipemia o incluso efectos secundarios de algún medicamento (antidepresivos, benzodiacepinas, betabloqueantes, digoxina entre otros).

 

 

2. Inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (iPDE-5)

 

Son la primera opción de tratamiento y se administran vía oral. La primera marca, conocida por todos, y que supuso una auténtica revolución en el tratamiento de la disfunción eréctil empezó a utilizarse hace más de 30 años. Era la famosa pastilla azul (sildenafilo) a la que han ido añadiéndose otro tipo de moléculas distintas (tadalafilo, vardenafilo y avanafilo) que permiten tener una actividad sexual completa.

Este grupo de fármacos actúan inhibiendo una enzima denominada fosfodiesterasa. Con ello, se prolonga la actividad de un neurotransmisor -el óxido nítrico- que permite aumentar la calidad de la erección al mejorar el flujo sanguíneo hacia el pene. Esta mejora funcional conlleva una mejora emocional al aumentar la confianza, autoestima y satisfacción, tanto del hombre como de su pareja.

 

 

Posología: cómo administrar la dosis de medicación

 

  • Se pueden tomar aproximadamente una hora antes de la actividad sexual con una duración del efecto de unas cuatro horas
  • También las hay de toma diaria, lo que ayuda a la espontaneidad en las relaciones sexuales
  • Es importante no tomar más de una al día
  • El efecto que produce sobre la erección mejora durante los primeros días, por lo que, hasta que no se hayan tomado tres o cuatro veces, no debe valorarse su efectividad

 

Precauciones y efectos secundarios

 

Es importante comunicar a su médico si tiene tensión arterial elevada o muy baja, si ha sufrido algún accidente cerebrovascular y si tiene algún problema de corazón; y qué medicación tomas porque puede haber alteraciones.

  • Está contraindicada la administración conjunta de estos inhibidores de la FDE-5 con nitratos debido a la potenciación del efecto hipotensor que tienen estos últimos
  • Se recomienda precaución en aquellos hombres que estén en tratamiento con alfa-bloqueantes (usados con otros medicamentos para tratar la presión arterial alta y también en caso de hiperplasia de próstata) por el riesgo de sufrir hipotensión ortostática (es una forma de tensión arterial baja que se produce al ponerse de pie bruscamente tras estar sentado o acostado y que puede producir mareos e incluso desmayos).

 

 

 3. Vasosdilatadores intracavernosos

 

Cuando la diabetes ya está muy avanzada y la disfunción eréctil es más severa, puede que la medicación oral no consiga los resultados deseados. La siguiente opción son los medicamentos que se inyectan en el cuerpo del pene.

La gran ventaja es que son muy efectivos, aunque como es lógico hay reticencias iniciales al tener que pincharse, ya que nunca es placentero y menos aún en un momento tan íntimo. Un diabético está acostumbrado a pincharse insulina con lo que no le resultará extraño y además no es doloroso.

 

 4. Cirugía

 

Cuando los anteriores tratamientos no han dado resultados positivos, se recurre a la intervención quirúrgica para implantar un dispositivo que permite tener una erección a voluntad. Es un dispositivo hidráulico que quedan perfectamente integrados, son imperceptibles y consiguen resultados muy satisfactorios.

 

¿Te parece interesante este artículo?
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

 

5. Otros tratamientos

 

  • Uso de cremas en el glande
  • dispositivos de bomba de vacío que buscan llevar más sangre al pene para alcanzar la erección.
  • Testosterona
  • Ondas de baja intensidad con resultados esperanzadores ya que mejoran la vascularización

 

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación terapéutica para vivir con diabetes tipo 2