beberagua-diabetestipo2-interior1.jpg

Índice de contenido:

Importancia de beber agua durante el verano siendo diabético

En Diabetes si bebes agua, beberás salud

Con la llegada del verano y sus elevadas temperaturas, nuestra salud puede verse alterada si no mantenemos una correcta hidratación. A lo largo del día, nuestro cuerpo va perdiendo agua. Si no reestablecemos nuestro equilibrio hídrico corporal, corremos el riesgo de deshidratarnos.

El riesgo que tiene un diabético de sufrir una deshidratación es mayor que el resto de la población. A la pérdida habitual de agua que todos sufrimos, ante las altas temperaturas, le suma una mayor necesidad de beber agua debido a sus niveles elevados de glucosa en sangre. Una vez conocido este riesgo, la pregunta habitual en la farmacia es:

¿Cuánta agua hay que beber al día?

Cuando el sol asoma y el calor aprieta, esta pregunta se viraliza de tal manera que acaba siendo trending topic en cualquier conversación veraniega.

La respuesta de los dos litros de agua u ochos vasos al día la tenemos tan interiorizada que bien podría tratarse de un dogma de fe hídrico, porque esta afirmación ¿es cierta?, ¿alguien ha encontrado algún estudio que lo corrobore?, ¿Los dos litros es una medida universal, independientemente de nuestra edad, sexo, metabolismo, peso o posibles patologías?

Aunque hay muchos estudios al respecto, ninguno ha podido dictaminar que sea la medida universal para mantener el equilibrio hídrico corporal. Principalmente dos son los motivos:

  • Los seres humanos somos seres únicos, y como tal, tendremos necesidades individuales de hidratación en base a nuestras circunstancias personales.
  • Además, hay que recordar que nuestro cuerpo se hidrata también del agua procedente de alimentos sólidos. Si dividimos en porcentaje el agua total que ingerimos a lo largo del día, podemos decir que un 20-30% proviene de los alimentos y el 70-80% restante, sí que se obtiene de la ingesta directa de líquidos.

Buscando una respuesta fiable, hemos encontrado que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) estableció unos valores de referencia dietéticos para el agua, según grupos de edad específicos. Centrándonos en mujeres y hombres adultos, la ingesta de agua diaria adecuada seria de 2 y de 2,5 litros respectivamente. En su estudio tuvieron en cuenta:

  • Particularidades de cada individuo.
  • Cantidad de agua que se ingiere a través de la comida. Por tanto, esos 2 y 2,5 litros son la suma del agua obtenida a través de los alimentos y mediante el agua líquida.
  • Necesidad hídrica diferente según la situación geográfica y en base al gasto energético que requiera la actividad diaria.

¿Cuánta agua tengo que beber al día siendo diabético?

Si miramos de nuevo a la diabetes, tampoco hay una ingesta ideal de agua en un diabético al día, ya que, a los factores individuales mencionados anteriormente, debemos sumarles factores particulares asociados como:

  • Control metabólico.
  • Posible existencia de otras comorbilidades (hipertensión, cardiopatía isquémica, insuficiencia renal, etc.

Aunque a priori, hidratarse a lo largo del día, puede parecer una tarea sencilla, no todas las personas lo consiguen. Los principales inconvenientes que se encuentran son:

  • La falta de sed, especialmente en los ancianos.
  • La falta de costumbre en la práctica de este hábito tan saludable, porque beber agua es sinónimo de beber salud.

¿Mantienes tus niveles de glucosa controlados? Tenemos programas personalizados en diabetes tipo 2

cuanta agua debo beber diabetes tipo 2

¿Qué beneficios proporciona beber agua?

El agua es clave para el correcto funcionamiento de los numerosos procesos que ocurren en nuestro organismo.

  • Regula nuestra temperatura corporal evitando así, los conocidos “golpes de calor”.
  • Al beber agua, facilitamos que nuestro cuerpo elimine la que sobra. En su salida arrastra toxinas y sustancias de desecho que ayudan a los riñones en su función depurativa.
  • Favorece las digestiones y ayuda a prevenir el estreñimiento.
  • Ayuda a hidratar nuestra piel por dentro y esto nos permite mantener nuestra belleza exterior.
  • A nivel de las articulaciones contribuye a su lubricación.
  • Disminuye la probabilidad de sufrir infecciones urinarias. Este beneficio es especialmente reseñable en diabetes, donde esta infección es muy recurrente, en especial con la administración de fármacos denominados glucosúricos (iSGLT2).

¿Por qué los diabéticos beben mucha agua?

Como hemos mencionado al inicio del artículo, un diabético presenta un mayor riesgo de sufrir una deshidratación en verano porque, al agua que pierde a través del sudor le suma tener una mayor necesidad de hidratación.

Hidratación, motivo de necesidad para un diabético

Un diabético presenta elevados niveles de glucosa en sangre de manera permanente. Los riñones buscan restaurar el equilibrio glucémico, y por ello, incrementan su actividad filtrando y absorbiendo el exceso de glucosa.

Si esta elevada actividad se mantiene en el tiempo, llega un momento en el que los riñones se debilitan. Son incapaces de seguir filtrando toda la glucosa y la manera de eliminar el exceso será a través de la orina (glucosuria).

El problema surge cuando en su salida, esta glucosa arrastra por osmosis, a otros líquidos presentes en nuestros tejidos. Se favorece así dos síntomas característicos de la diabetes:

  • Poliuria o aumento de las ganas de orinar
  • Polidipsia o aumento en las ganas de beber. Hay mayor sensación de sed.

¿Te parece interesante este artículo? SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER


¿Qué ocurre en tu organismo si sufres deshidratación?

Nuestro cuerpo, ante los primeros signos de deshidratación, entra en estado de alarma y toma el agua que necesita de nuestras células, saliva y lágrimas.

Este es el motivo por el que tanto la sequedad de boca como de ojos, son dos de los síntomas más característicos de la deshidratación junto a:

  • Síntomas físicos: estreñimiento (mucho más habitual en verano), dolor de cabeza, orina de color amarillo oscuro, posibles infecciones de orina.
  • Síntomas psíquicos: dificultad a la hora de concentrarse, cansancio, fatiga, sensación de mareo, etc.

Un pequeño truco que puede ayudarte a saber si tu cuerpo está empezando a sufrir una posible deshidratación sería pellizcarse durante tres segundos el dorso de la mano y soltar posteriormente. Si la piel tarda más de lo habitual en volver a su estado original yo iría pidiendo un vaso de agua.

En resumen, lo importante es actuar en consecuencia y saber que, a excepción de si presentas insuficiencia cardiaca o una disminución en la actividad renal, debes ingerir las mismas cantidades de agua (líquida y a través de los alimentos) que el resto de la población.

¿Te ha gustado el artículo? Cuéntanos que haces para mantenerte hidratado mientras disfrutas del verano.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

6 respuestas

  1. Muchas gracias José Maeda Flores, nos refuerza tu comentario para seguir trabajando en ofrecer una mejor información sobre la mejora del control glucemico, evitando así, la aparición de sus complicaciones.

    Un saludo

  2. Mil gracias Juan Pérez por su comentario.

    Beber agua de manera regular puede parecer una tarea sencilla, pero no lo es tanto, para demasiada gente.

    Por eso, en el siguiente artículo descubriremos distintas opciones alegres y divertidas de introducir color y sabor al agua de una manera natural y saludable.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación terapéutica para vivir con diabetes tipo 2