RETINOPATIA-DIABETICA-diabetes-tipo-2.jpg

Índice de contenido:

 

Retinopatía diabética: ¿sabes cómo prevenirla?

 

La retinopatía diabética es una afección derivada de la diabetes que afecta directamente a los ojos del paciente, causada por el daño que sufren los vasos sanguíneos de la retina de ambos ojos.

Esta dolencia puede afectar tanto a pacientes de diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 derivado de un mal control glucémico mantenido durante años.

La retinopatía diabética puede ser asintomática o presentar síntomas tan leves que hagan que no se le presente la importancia que requiere o se relacione con pérdida de visión vinculada a personas de avanzada edad.

 

 ¿Sabes cómo mejorar tu diabetes tipo 2?
Conoce «Esperanza en Diabetes» 

 

En España, su prevalencia se sitúa en torno al 10 %, es decir, uno de cada diez diabéticos presenta algún grado de retinopatía, por ello, la prevención mediante revisiones periódicas oftalmológicas se convierte en una cuestión fundamental para evitar una pérdida total de la visión.

 

 

Tras hablar de los síntomas, clasificación y tratamiento de la retinopatía diabética, destinaremos este artículo a determinar la prevención de esta enfermedad.

 

Origen de la retinopatía diabética

 

Vivir en un estado de hiperglucemia permanente puede derivar en la obstrucción de las arterias y venas que nutren la retina. 

 

 

Ante esta situación, el ojo trata de restablecer el flujo sanguíneo formando nuevos vasos, pero el proceso de formación es anómalo derivando a la rotura de estos nuevos y frágiles vasos sanguíneos, provocando sangrados recurrentes procedentes de la cavidad ocular.

De manera, paralelamente se produce un aumento de la permeabilidad de la retina, lo que deriva en una introducción de líquidos en su interior.

Estos líquidos al acumularse originan edemas que ocasionan hemorragias en el interior del ojo, por tanto, son dos las causas que provocan la pérdida progresiva de visión:

1. La primera causa puede originarse porque nuestra mácula resulta afectada por isquemia o falta de riego sanguíneo y/o por edema macular o acumulación de líquido en su interior.

2. Otro de los motivos que originan falta progresiva de visión es la formación de nuevos vasos sanguíneos con estructura anómala o neovascularización en la retina, que en ocasiones puede complicarse con hemorragia vítrea o con desprendimiento de la retina.

 

Prevención de la retinopatía diabética

 

Nadie cuestiona la importancia que tiene las labores de prevención de la retinopatía diabética, ya que el peor escenario posible al que puede llegar un paciente con esta dolencia es la ceguera.

A continuación, vamos a exponer una serie de datos que defienden la importancia de prevenir la aparición de la retinopatía diabética:

– Tras 20 años de estudio de esta enfermedad, casi el total de pacientes de diabetes tipo 1 y aproximadamente el 60% de pacientes de diabetes tipo 2 presentan algún tipo de retinopatía.

  • Otro dato alarmante que justifica la necesidad de prevención se encuentra en que la retinopatía diabética no presenta síntomas y si los hubiera son ínfimos, provocando un avance de la enfermedad que en muchas ocasiones deriva en ceguera.

 

 

¿Cómo prevenir la aparición de la retinopatía diabética?

 

Es posible prevenir la aparición de la retinopatía diabética, actuando frente a sus dos principales factores de riesgo: el control glucémico y la presión arterial.

Mantener un correcto control glucémico, además de contribuir a prevenir otra serie de problemas relacionados con la sexualidad femenina, la sexualidad masculina o el pie diabético, entre otros, ayuda a evitar la aparición y desarrollo de la dolencia de la retinopatía diabética.

Por otro lado, mantener la presión arterial entre unos valores adecuados, es otra arma fundamental para hacer frente a esta enfermedad derivada de la diabetes.

Es cierto que además de los hábitos, intervienen factores genéticos que condicionan la gravedad y la evolución de esta enfermedad y sobre los que no se puede actuar, pero la intervención más eficaz sin duda se consigue controlando estos dos factores.

 

Síguenos en Facebook
Cada día un nuevo tip en Esperanza en Diabetes 

 

 

 

Además de evitar los factores de riesgo, es importante asistir a revisiones periódicas, permitiendo así a tu médico detectar su posible presencia en las fases iniciales, cuando aún no constituye una amenaza para la visión.

No hay que olvidar que la retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en el mundo occidental, entre adultos menores de 75 años. Actualmente, el riesgo de ceguera propiciado por la retinopatía diabética ha disminuido gracias a mantener un control eficaz de los factores de riesgo y a los avances conseguidos en su tratamiento.

 

 

Revisiones oftálmicas: ¿en qué consisten?

 

Gracias a la realización de un fondo de ojos, es posible comprobar la presencia o no de vasos sanguíneos anormales, cataratas o sangrados en el interior del ojo, posibles daños en el nervio óptico o desprendimiento de la retina.

Además, con la ayuda de la medición de la presión ocular, es posible detectar a tiempo la presencia de un glaucoma. 

 

Revisiones oftálmicas en diabetes tipo 1

 

Para los pacientes de diabetes tipo 1, es recomendable realizar pruebas oftalmológicas a partir de los 5 años del diagnostico de la enfermedad y después es preciso realizarse controles rutinarios anualmente.

 

 

Revisiones oftálmicas en diabetes tipo 2

 

En pacientes con diabetes tipo 2, se inician los controles en el momento del diagnóstico. 

El motivo de esta rapidez se debe a la alta probabilidad de un diagnóstico de diabetes tardío, según los factores de riesgo, con los riesgos que puede haberle provocado en su salud tras convivir una larga temporada con la enfermedad sin conocer su padecimiento. Los controles posteriores variarán según la situación personal de cada paciente.

En los diabéticos que padecen diabetes tipo 2 sin signos de retinopatía diabética que gozan de un buen control glucémico, valores de HbA1c correctos, con un diagnóstico reciente, se recomienda la realización de revisiones bienales.

Por otro lado, los pacientes de diabetes tipo 2 sin signos de setinopatía diabética, con mal control metabólico y/o con más de 10 años de evolución en diabetes, se recomienda un control anual.

En caso de presencia de retinopatía diabética grave, los controles estarán más cercanos en el tiempo, siempre acordes a su gravedad.

 

 

Revisiones oftálmicas en mujeres que quieran ser madres

 

En mujeres diabéticas que deseen ser madres es recomendable acudir a un especialista que descarte una posible retinopatía diabética derivada del futuro embarazo.

En caso de que el embarazo no sea planeado previamente, el médico hará el control durante el primer trimestre y el seguimiento posterior se mantendrá hasta un año después del parto. Las siguientes revisiones continuarán acorde a su situación particular.

No debemos confundir las mujeres pacientes de diabetes que se queda embarazadas con las mujeres que, durante el embarazo, desarrollan diabetes gestacional.

 

 

Recomendaciones ante la retinopatía diabética

 

Al sufrir retinopatía diabética, es importante acudir lo antes posible a un especialista y seguir rigurosamente sus indicaciones, con el fin de evitar o retrasar la pérdida de visión.

Todo paciente de diabetes debe acudir al médico y realizarse las revisiones y pruebas necesarias para identificar una posible presencia de retinopatía diabética, antes de que constituya una amenaza para la visión.

Gracias a un diagnóstico precoz, es posible instaurar en el paciente un diagnóstico o tratamiento que evite la aparición de esta dolencia, pero sin la colaboración del paciente nada podrá evitar su desarrollo.

Tú eres el primer interesado en mantener tu salud visual

 

¿Te parece interesante el contenido?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

 

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *