nio-playa-diabetes-tipo-2.jpg

Índice de contenido:

 

¿Cómo saber si eres diabético? Conoce sus síntomas

 

Es de sobra conocido que el origen de la diabetes se localiza en el páncreas. Bien porque no puede sintetizar la cantidad de insulina necesaria o bien porque la que genera, nuestro cuerpo se ve incapaz de utilizarla con eficacia.

En las personas con diabetes, el exceso de glucosa en sangre (hiperglucemia) puede llegar a ser perjudicial afectando principalmente al corazón, el riñón y las arterias.

De ahí la importancia del diagnóstico rápido de esta enfermedad ya que un estado de hiperglucemia permanente aumenta el riesgo de sufrir problemas de corazón, renales, ceguera  o pie diabético con posible amputación de miembros inferiores.

 

 

Valor de glucosa en prediabetes y diabetes

La diabetes, en su origen, es una enfermedad silenciosa ya que sus síntomas iniciales apenas son perceptibles, especialmente en el caso de la diabetes tipo 2. Suelen ignorarse o se relacionan con problemas puntuales de salud.

 

 ¿Sabes cómo mejorar tu diabetes tipo 2?
Conoce «Esperanza en Diabetes» 

 

La diabetes se puede detectar gracias al reconocimiento de alguno de sus principales síntomas y la realización de pruebas médicas, como una analítica que detecte el nivel exacto de glucosa en ayunas:

SERÁS PREDIABÉTICO si tus valores de glucosa se sitúan entre 110 y 125 mg/dL.
Si quieres saber más sobre la prediabetes y como revertirla pincha este enlace.  

SERÁS DIABÉTICO si los valores de glucosa están por encima de 126 mg/dL.

Si esto se produce en dos ocasiones seguidas, se diagnostica la diabetes.

 

Cuáles son los 7 síntomas de la diabetes

 

 1.Tener mucha sed y orinar en exceso

 

En la diabetes, la concentración de glucosa en sangre se encuentra elevada permanentemente (hiperglucemia). Nuestros riñones, buscando restaurar ese equilibrio glucémico, incrementan su actividad para poder filtrar y absorber ese exceso de glucosa.

Si llegado el momento se ven incapaces de mantener esa elevada actividad, la glucosa se eliminará por la orina y arrastrará con ella a los líquidos que están presentes en nuestros tejidos, dando lugar a este ciclo: 

 

 

 

 2.  Perder peso

 

Si la diabetes (principalmente el tipo 2) la asociamos con obesidad, sedentarismo y con una alimentación no muy saludable… ¿Cómo es posible que uno de sus síntomas sea la pérdida de peso?

Esto se debe a que, junto al exceso de glucosa que se elimina a través de la orina, se pierden también las calorías que aporta esa glucosa.

Por otro lado, el cuerpo necesita energía, y como el páncreas o bien no genera insulina (DM1), o si la sintetiza nuestras células se han vuelto insulinoresistentes (DM2), es imposible que pueda obtener la energía procedente de esa glucosa que viaja por la sangre. 

 

 

La energía la obtendrán de las reservas de grasa que acumulamos y también de la glucosa presente en nuestros músculos.

 

 3.  Sentirse cansado, con falta de energía

 

La hiperglucemia hace imposible que nuestro cuerpo pueda utilizar toda esa glucosa de manera eficaz con el fin de cubrir nuestras necesidades de energía.

Para eliminar ese exceso se requiere gran cantidad de agua. Al orinar tanto, nuestro cuerpo está continuamente deshidratado y esto nos hace sentirnos más débiles.

La sensación de cansancio se da en ambos tipos de diabetes pero principalmente en el tipo 2.

 

Síguenos en Facebook
Cada día un nuevo tip en Esperanza en Diabetes 

 

 

4.  Infecciones más frecuentes

 

De manera general, las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones, principalmente las relacionadas con el tracto urinario. Estas infecciones suelen ser recurrentes y se resuelven en cortos periodos de tiempo.

Se ha llegado a determinar que la probabilidad de padecer una infección urinaria en un diabético respecto a la población general estaría multiplicada por tres. ¿A qué es debido?

Al eliminar tanta glucosa por orina, se favorece que proliferen hongos en todo el tracto urinario, lo que origina la aparición de infecciones siendo la más habitual la cistitis.

 

 

5.  Heridas que tardan más en curarse

 

La hiperglucemia también puede provocar que el flujo sanguíneo sea deficiente. Por este motivo, el exceso de glucosa forma parte de los factores de riesgo cardiovascular junto al tabaco, el sedentarismo, la hipertensión y unos niveles altos de colesterol.

En la diabetes pueden verse afectados por igual:

Grandes vasos sanguíneos, lo que conlleva mayor riesgo de padecer ictus e infartos.

Vasos más pequeños, lo que dificulta la cicatrización natural de cualquier herida en un diabético. Esto se nota principalmente en los pies, de ahí, la importancia que tiene su cuidado diario.

Estas complicaciones en la vascularización originan hormigueos y picores tanto en las extremidades superiores como en las inferiores.

 

 

6.  Sensibilidad e inflamación en las encías

 

La diabetes disminuye la capacidad que tiene nuestro sistema inmunitario de actuar frente a los gérmenes.

Si hablamos de salud bucal en una persona diabética, es fácil imaginar qué ocurriría con sus encías y con los huesos donde van fijados los dientes si no se trata adecuadamente.

Se desarrollarían las siguientes patologías: sensibilidad dental, inflamación de las encías y sangrado, periodontitis y finalmente una posible pérdida de piezas dentales.

 

¿Te parece interesante el contenido?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

 

7.  Cetoacidosis diabética

 

Si los síntomas de la diabetes no son detectados precozmente se producirá una elevación continua de los niveles de glucosa en sangre. Este incremento en la concentración puede resultar peligroso llegando a provocar náuseas, vómitos, dificultad para respirar e incluso la pérdida de consciencia.

 

 

 

Cómo aparecen estos síntomas en pacientes de diabetes tipo 2.

 

En diabetes tipo 2 estos síntomas pueden pasar desapercibidos ya que suelen relacionarse más con problemas propios de la edad o con el envejecimiento.

Si añadimos que la diabetes tiene una evolución silenciosa y progresiva, es fácil imaginar que hay un alto porcentaje de personas con diabetes tipo 2 y que aún no lo saben, con el consiguiente riesgo para su salud. ¿Conoces las diferencias entre diabetes tipo 1 y tipo 2?

 

 

 

Cómo aparecen estos síntomas en pacientes de diabetes tipo 1.

 

En diabetes tipo 1, sin embargo, estos síntomas aparecen bruscamente, de manera más inmediata, por lo que son más fáciles de detectar.

Prácticamente todas las personas con diabetes tipo 1, ante la brusca irrupción de estos síntomas, consultan al médico. Hay pocos casos en los que estos síntomas surjan de manera gradual como en la diabetes tipo 2.

Como has podido comprobar ante la dificultar de detectar estos síntomas en sus etapas iniciales, si es reflejado alguno de ellos en ti, o en alguno de los tuyos, debes acudir al médico. Cuanto antes se diagnostique, más rápido se podrá iniciar un tratamiento personalizado que evite o retrase al máximo la aparición de las temidas complicaciones.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO?

Si tienes alguna duda o sugerencia, estaremos encantados de responderte

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *